China, la nueva potencia del fútbol

Los grupos inversores de China controlan clubes de primer nivel en Europa, y buscan llevar a su Selección a los primeros planos.

Desde que el Consejo de Estado de China emitió en 2014 edictos de reforma de la industria deportiva, el país se ha colocado en los primeros planos del fútbol internacional. Tal vez no por su Selección Nacional, ni por lo técnico de su juego, sino por el poderío económico que están desarrollando. El objetivo es convertir a China en una potencia futbolística en 2050, y vaya si están en buen camino.

Por una parte está la Superliga de China, en la que no se para de invertir millones en futbolistas de talla mundial, como Hulk, o Jackson Martínez, y las recientes incorporaciones de Oscar, ex jugador del Chelsea FC, y Carlos Tévez, el ahora mejor pago del mundo. Además de eso, los grandes empresarios chinos ya tienen en su propiedad doce clubes europeos de primer nivel, como el Atlético de Madrid, el Internazionale y el AC Milán, entre otros.

Si bien el gobierno chino controla las inversiones en capitales extranjeros, en el caso del fútbol es el propio Estado el que respalda estas acciones. Esto, sumado a la devaluación del Yuan, ha llevado a que las grandes empresas decidan invertir en clubes, que no son generalmente rentables en lo económico, pero sí en temas como política exterior y la imagen que el mundo tendrá de China.

El negocio alrededor del desarrollo del fútbol chino es exorbitante. No sólo se invertirá en futbolistas y clubes extranjeros, también se organizan eventos de primer nivel como el fallido clásico entre los dos conjuntos de Manchester, el United y el City, la futura “Copa China” que disputarán la Selección Nacional y tres selecciones de América y Europa, avalada por la FIFA. Además, se construirán más de 20.000 escuelas de fútbol para poder elevar el nivel del fútbol local, y lograr una nueva clasificación a la Copa del Mundo.

En cuanto a clubes extranjeros, el caso más resonante es el del pasado 5 de agosto, cuando se selló el traspaso del AC Milán de las manos de Silvio Berlusconi, máximo mandatario durante 30 años, a la sociedad China Sino-Europe Investment Management Changxing, a cambio de 740 millones de euros. Esta sociedad está formada por Haixia Capital, el fondo del Estado para el desarrollo y las inversiones, por el empresario Yonghong Li y otros inversores, algunos de ellos también de propiedad del estado. Esto ya dio sus frutos con la victoria del AC Milan ante la Juventus por la Supercopa Italia.

Solo un mes antes, fue el Internazionale quien abrió las puertas a los magnates chinos, cuando pasó a ser controlado por la compañía Suning, dueña del equipo Jiangsu, quien compró el 70% en 270 millones de euros. Y se incluye la deuda, de la que se hicieron cargo, la cifra escala a casi 700 millones de euros.

En España, Wang Jianlin, dueño de Wanda Group cuya fortuna se estima en 15,500 millones de euros, adquirió el 20% de Atlético de Madrid a cambio de 45 millones. El principal objetivo es sostener el plantel actual entre los mejores de Europa, aunque también se piensa en desembolsar 20 millones de euros en dos años para apoyar la formación de 180 futbolistas juveniles chinos.

Pero el Atlético no es el único club español que cayó encantado por los millones chinos. El 56,2% del Deportivo Espanyol ahora es controlado por Chen Yansheng, propietario de Rastar Group, que invirtió 17 millones de euros, más 135 millones de la deuda y los 60 millones para fichajes. También el Granada cayó en las carteras chinas, cuando la sociedad Desport compró el 100% del club por 37 millones de euros. Desport también controla el 60% de Slavia Praga, de República Checa, y la totalidad de acciones del Ado Den Haag, de Holanda.

La Premier League no ha podido escapar a los encantos de las manos chinas, y son varios los equipos que tienen un porcentaje adquirido por estos empresarios. El Manchester City cuenta con el 13% de sus acciones en propiedad de CMC-CITIC Capital, por un pago de 400 millones de euros en 2015. El West Bromwich Albion vendió el 100% de sus acciones al grupo de inversores de Lai Guochan a cambio de 177 millones. En la Segunda División, el Aston Villa y el Wolverhampton se han desprendido de la totalidad de sus acciones al Recon Group (76M) y Fosun (60M), respectivamente.

En Francia, el OGC Niza tiene 80% de sus acciones propiedad de NewCity Capital junto con inversores americanos por 11 millones. El FC Sochaux-Montbéliard negoció en 7 millones la totalidad de sus acciones a Ledus, y el Auxerre vendió 60% a ORG Packaging por 6 millones.

Mientras tanto, la Superliga de China dejó de ser un paraíso de retiro como lo fue para el francés Anelka, o Didier Drogba, sino que pasó a ser un lujo para aquellos futbolistas que buscan aumentar sus cuentas bancarias. Alex Texeira , Jackson Martínez, Grazziano Pelle, Ramires, Ezequiel Lavezzi, Gervinho, Paulinho, Demba Ba, Roger Martínez y Hulk son algunos de los primeros jugadores que han decidido probar los millones que el fútbol chino tiene para ofrecer.

A ellos se les han sumado recientemente Oscar, quien llegó proveniente del Chelsea FC a cambio de un monto total cercano a los 70 millones de euros, y Carlos Tévez, ex Boca Juniors, que será el jugador mejor pago del mundo, por encima incluso de futbolistas de la talla de Lionel Messi o Cristiano Ronaldo, con un sueldo de 3.3 millones de dólares por mes.

Los próximos objetivos del fútbol chino son Alexis Sánchez, Edinson Cavani, Yaya Touré, Cesc Fábregas y John Terry.

En cuanto a la televisación,1,15 millón de euros es el nuevo contrato televisivo que firmó la Superliga con la empresa China Sports Media, una cifra que señalaron como 30 veces superior al acuerdo anterior. Ma Chengquan, presidente de la Superliga, destacó que servirá para invertir en programas de entrenamientos de juveniles y mejorar las instalaciones de los clubes nacionales

 

Por Lucas Romeo

Deja un comentario