Escándalo: se conoce un millonario soborno de Bernie Ecclestone en la F1

El ex directivo de la F1 sobornó a Alan Jones para que no corriera en Sudáfrica 1985, según cuenta el piloto en su biografía. 

Cada vez más directivos de grandes deportes comienzan a quedar manchados con escándalos de corrupción. El más significativo de los últimos tiempos ha sido el de la FIFA, pero es la F1 la que queda ahora empañada gracias a su ex dirigente, Bernie Ecclestone.

Ver más: La Fórmula 1 cambia de proveedor de champagne

Alan Jones fue el primer piloto que dio un título a Williams, cuando se alzó campeón del mundo en 1980. Esa época entre 1978 y 1981 fue la mejor de su carrera, por lejos, ya que luego cayó en una debacle deportiva.

32 años después del GP de Sudáfrica de 1985, se conoció que Ecclestone lo había sobornado para no correr esa carrera. En su autobiografía, titulada “Cómo Alan Jones escaló hasta la cima de la F1”, el piloto australiano cuenta la escandalosa situación.

“El viernes fui llamado a ver a Bernie en su ático. No sabía lo que había hecho esta vez, pero me dirigí allí. […] ‘¿Cuáles crees que son tus posibilidades de ganar la carrera?’, me preguntó. No fui sutil: ‘Bernie, creo que sabes la respuesta, si empiezo ahora, probablemente bastante buenas”.

Era una pregunta irónica, ya que Jones se había ausentado de la F1 por cuatro años, y en ese momento conducía un pobre monoplaza Lola del recién creado Team Haas. Por ello, Ecclestone le propuso algo: “Bueno, tengo una idea. Si te pones enfermo y no puedes correr de nuevo este fin de semana, te daremos el premio del ganador de la carrera. Vete a casa y visita Australia”, según aseguró Jones.

Todo tenía un trasfondo. Beatrice, compañía alimentaria que publicitaba el coche de Jones, era una de las empresas que no quería aparecer en el GP de Sudáfrica como protesta al Apartheid. Según lo explicado por el ex piloto: “La cuestión era que el activista de los derechos civiles de los EEUU, Jesse Jackson, había dicho que si un coche de Beatrice corría en Sudáfrica iba a hacer que todos los trabajadores negros de Beatrice que había en EEUU hicieran huelga”.

Así que a Jones no le quedó otra opción que aceptar el dinero e irse a casa: “La idea era que esperara hasta el sábado por la mañana cuando todos fueran al circuito para tomar un avión e irme a casa. No nos podíamos permitir fugas, Teddy Mayer y Carl Haas (su mánager y su jefe de equipo) eran los únicos que lo sabían en el equipo. El sábado dijeron: ‘AJ ha sido golpeado por un virus y no competiremos’. Para el GP de Australia, tuve una recuperación milagrosa”. 

Sin duda alguna, un escándalo más que sacude al mundo del deporte, esta vez en la F1.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.