Los diez tatuajes más ridículos en la historia del fútbol

Los futbolistas cada vez se realizan más tatuajes, pero algunos llegan al borde del ridículo con imágenes de familiares, o ideas desagradables.

En una época donde la apariencia importa cada vez más para los jugadores, donde se la pasan controlando cada detalle de su apariencia física, muchos eligen los tatuajes como una forma de realzar su cuerpo y decorarlo de la mejor forma. Pero algunos se van al extremo, utilizando como inspiración para esos tatuajes a familiares, dibujos animados, momentos épicos, hasta las ideas más locas, como armas formando la palabra ‘Love‘.

Ver más: El insólito tatuaje de un aficionado del Inter de Porto Alegre

Con la siguiente galería, repasamos diez de los tatuajes más ridículos en toda la historia del fútbol, como los casos de Alberto Moreno y Arthur Boruc, quienes se tatuaron chimpancés muy peculiares. Ryan Mason y Dennis Erdmann prefirieron arriesgarse con detalles femeninos, como el rostro o un beso de su novia. Algo un poco más narcisista fue lo de Andrés D’alessandro, quien se tatuó su propia cara, o Mauricio Pinilla y el remate ante Brasil durante el Mundial de 2014, el cual golpeó en el travesaño y estuvo a punto de conseguir que Chile eliminara a la Verdeamarelha de su propio campeonato internacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario