Del cielo al infierno: la debacle de Italia

Luego de ser campeón en Alemania 2006, Italia no pudo volver siquiera a superar la fase de grupos.

Dicen que cuanto más grande se vuelve, más dolorosa es la caída. Tal es así lo que ocurrió con Italia, una Selección Nacional que supo ser campeón del mundo solamente once años atrás, en 2006, con aquella famosa y recordada final ante Francia, que contaba con Zinedine Zidane, Thierry Henry, David Trezeguet, entre otros.

El equipo que integraban algunos históricos jugadores como Gianluigi Buffon, Marco Materazzi, Andrea Pirlo, Francesco Totti y el gran capitán, Fabio Cannavaro, se coronó campeón por penales y colocó la vara bien alta para las siguientes generaciones de futbolistas que intentaran repetir aquel ansiado logro.

Pero los resultados siguientes no fueron para nada satisfactorios. La debacle comenzó en la Euro 2008, pese a una gran Eliminatoria en la que fueron líderes con solo una derrota. La llegada de jugadores como Giorgio Chiellini, Antonio Cassano y Antonio Di Natale intentaron darle un aire fresco a una Italia que mantenía las bases del equipo campeón del mundo.

Italia sufrió más de la cuenta para superar un grupo en el que acompañaban Francia, Holanda y Rumania. Cayeron por 3-0 ante los holandeses, igualaron 1-1 con los rumanos y lograron vencer nuevamente a los franceses, por lo que lograron acceder a la siguiente fase como segundos.

Allí los esperaba España, que los eliminaría por penales tras un partido muy disputado. Los españoles serían luego campeones de la Eurocopa y Roberto Donadoni sería expulsado de su cargo como entrenador, permitiendo el regreso de Marcello Lippi al banquillo.

La Copa Confederaciones de 2009 era la ocasión ideal para ver de qué estaba hecho el equipo, pero Italia no logró superar la primera fase luego de caer ante Brasil y Egipto. Era el vaticinio perfecto de lo que ocurriría un año más tarde.

Ver más: El apoyo a Gianluigi Buffon en redes sociales

Integrando el Grupo F de Sudáfrica 2010, Italia quedó fuera nuevamente en primera ronda, compartiendo escena con rivales bastante accesibles como Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelanda. Los italianos igualaron 1-1 ante los sudamericanos y Nueva Zelanda, pero cayeron 3-2 contra Eslovaquia, quedando en la última posición.

La curiosidad en Sudáfrica 2010 fue que ambas Selecciones que disputaron la final en 2006, quedaron eliminadas en primera fase, algo bastante peculiar teniendo en cuenta que eran dos potencias futbolísticas. Pero esa eliminación encendió las alarmas dentro de Italia, dejando de lado el famoso estilo ‘Catenaccio‘, esa filosofía de pensar primero en el arco propio, en mantenerlo invicto, antes que en atacar el contrario.

Los planteos comenzaron a tornarse más ofensivos e Italia logró ilusionarse con que lo de Sudáfrica fuera solamente un tropiezo. La Euro 2012 se acercaba e Italia contaba con un buen equipo con Andrea Pirlo como estandarte y Mario Balotelli en su mejor momento.

Haciendo sus propios méritos, Italia llegó a la final eliminando ni más ni menos que a Inglaterra y Alemania. En el último partido esperaba España, que venía de ser campeón en Sudáfrica y atravesaba su mejor momento futbolístico. Los españoles no dieron tregua y vencieron por 4-0, pero Italia había logrado volver a los primeros planos y, además, disputaría la Copa Confederaciones del año siguiente, puesto que España ya estaba clasificada.

El torneo de campeones dejó un saldo bastante positivo, luego de que los italianos lograran vencer a México y Japón, pero cayeran con Brasil. En semifinales, otra vez España se cruzó en el horizonte, pero esta vez fue la lotería de los penales la que envió a Italia a jugar por el tercer puesto contra Uruguay, venciendo los europeos también por penales.

Se aproximaba Brasil 2014 y otra vez era la oportunidad perfecta para demostrar que lo de 2010 había quedado bien atrás. Inglaterra, Uruguay y Costa Rica eran los rivales de ese grupo. Italia venció a Inglaterra pero cayó ante Uruguay y Costa Rica. Los medios italianos denunciaron un amaño de partidos para dejar fuera a Italia, recordando el episodio del mordisco de Luis Suárez y varias jugadas anuladas a favor de los italianos cuando partían en posición reglamentaria. Cesare Prandelli, entrenador de Italia, y el presidente de la Federación, presentaron su renuncia ante estos hechos.

La Euro 2016 llegaba ya con muchas bajas entre los grandes nombres italianos. Antonio Conte se hacía cargo del equipo y ya no contaba con jugadores como Francesco Totti o Andrea Pirlo. Muchos jovenes hacían sus primeras apariciones, sin embargo, Conte se las arregló para llevar a Italia a fases decisivas, donde cayó por penales con Alemania, siendo ampliamente reconocido por la prensa italiana.

Pero Conte partió al Chelsea y Giampiero Ventura se hizo cargo del equipo para las Eliminatorias de Rusia 2018. Sin convencer nunca desde el juego, Ventura no logró el mismo efecto que Conte, sufriendo la falta de grandes jugadores y debiendo jugar el repechaje ante Suecia.

En la ida, los suecos vencieron por 1-0, dejando todo en el aire para que Italia fuera por la remontada como local. Con un partido plagado de polémicas y nula efectividad, los italianos no lograron quebrar la resistencia de Suecia y todo terminó 0-0, quedando fuera de un Mundial por primera vez desde 1958.

Ahora solo quedará que Italia se replantee seriamente el rumbo que ha tomado luego de Alemania 2006. Ya no contará con Gianluigi Buffon, su capitán y emblema, tampoco con otros como Daniele De Rossi, pero tiene jóvenes con calidad que pueden aportar mucho. Será un arduo trabajo poder devolver al equipo a las primeras planas, pero en Italia confían. Cuando la caída está confirmada, solo queda levantarse. Los italianos lo saben, ahora tendrán que demostrarlo.

Deja un comentario