De la cima al abismo: La trágica historia de Emmanuel Eboue

No hay que retroceder mucho en el tiempo para  recordar la gran etapa en la carrera de Emmanuel Eboue. Estando en la cresta de la ola, el defensor ganó millones, vivió en una mansión y condujo lujosos automóviles.

Ver más: Arturo Vidal enfrentó a la prensa chilena

Ahora, el ex Arsenal pasa sus días escondiéndose de la gente a la que le debe dinero, suele dormir en el piso de la casa de un amigo, viaja en autobús e incluso lava su ropa a mano porque no tiene máquina lavadora

The Mirror, periódico británico, publicó una entrevista con Eboue, en la que el oriundo de Costa de Marfil abrió su corazón y contó el difícil momento que está atravesando, habiendo perdido un juicio de divorcio con su ex esposa Aurelie, en el cual el juez le ordenó transferir su casa de Enfield, no ha podido ver a sus hijos desde junio y además tuvo que atravesar la muerte de su abuelo, Amadou Bertin, quien lo crió, y la pérdida de su hermano, fallecido en un accidente de motocicleta.

“No tengo dinero para pagarle a un abogado. Estoy en mi casa pero asustado, porque no sé cuándo vendrá la policía”, reconoció Eboue, quien añadió que “algunas veces apago las luces  porque no quiero que la gente sepa que estoy dentro “.

Eboue reconoció que nunca recibió una educación para manejar sus finanzas, además de haber estado rodeado de gente que le dio malos consejos y lo hizo perder grandes sumas de dinero.

Hoy divide su tiempo entre su casa en Enfield y el hogar de una amiga a la que llama su “hermana“, Yasmin Razak, donde duerme en el suelo. Yasmin y otro amigo son quienes lo ayudan a mantenerse a flote en esta difícil situación.

“Cuando veo a Thierry Henry u otros amigos que jugaron conmigo, me siento feliz por ellos pero avergonzado de mi situación, me digo a mi mismo ‘yo debería estar ahí ‘. Es difícil”, comentó Eboue.

La parte más triste de la historia es la lejanía que debe sufrir con sus propios hijos, las niñas Clara y Maeva, y el pequeño Mathis, con quienes no podrá festejar las Fiestas. “Me duele un montón, antes solían llamarme, ahora no hay contacto.  Me duele estar solo, sin ellos”.

Tras conocerse su caso, la vida parece reservar un faro de esperanza para Emmanuel Eboue, ya que Galatasaray le ofrecerá un puesto de asistente en sus categorías juveniles, con un sueldo óptimo para cubrir los gastos y acomodar sus finanzas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.